La energía eólica, clave en la transición energética.

0 Comparte
0
0
0

La energía eólica es una de las primeras tecnologías introducidas en el sistema energético español. En 2022, representó el 24% del consumo de electricidad; Ese año se produjeron más de 61.000 gigavatios hora de energía eólica. Junto a esta producción, se incorporaron al sistema más de 1.200 nuevos megavatios. Estos altos valores de producción llevaron a récords ese año, como el valor del 21 de noviembre de 416 gigavatios producidos por los vientos.

España es líder mundial en patentes de tecnología eólica. También son el primer país en crear prototipos de aerogeneradores flotantes en alta mar. Con esta tecnología han ahorrado más de 2.000 millones de euros en la factura de la luz y han creado más de 32.000 nuevos puestos de trabajo. El sector eólico de España también contribuye con más del 0,49 % al producto interior bruto de su país, más que cualquier otra fuente de energía del país.

El PNIEC no cumplió con su objetivo de aumentar la producción eléctrica del país a 2.200 megavatios al año. Esto se debe a que el país no creció al ritmo necesario para cumplir con esta meta. En cambio, la tramitación administrativa de las solicitudes ha tardado demasiado. Esto se debe al hecho de que las solicitudes se han procesado con demasiada lentitud. Varios proyectos de energía eólica comenzaron en 2023. Los proyectos iniciados a principios de la década llenaron de trabajo al Ministerio y las comunidades autónomas. Es importante seguir avanzando a un ritmo constante para alcanzar la meta para 2030 de al menos 50 gigavatios de generación de energía eólica.

Los retos del 2023 para la energía eólica

 

Actualmente, el proceso administrativo se acelera con el tiempo para que el crecimiento eólico se mantenga constante. Esto se debe a los desafíos para obtener nuevos permisos para construir las instalaciones necesarias por parte del sector eólico. Tanto el Gobierno como las comunidades autónomas deberán solicitar los permisos en el plazo oportuno. El PNIEC requiere proyectos anuales con una Declaración de Impacto Ambiental, o DIA, autorizada, que alcancen o excedan los 3 gigavatios de tamaño. Esto se debe a que las operaciones actuales de proyectos anteriores compensarán la necesidad de nuevas instalaciones.

Es necesario crear llamadas de subasta que sean fáciles de entender y se centren en el valor sobre el precio. También es necesaria la incorporación de la energía eólica al sistema de subastas; estos desafíos deben abordarse en 2023. Algunas complicaciones adicionales provienen de asegurarse de que se tenga en cuenta la inflación y de que se tengan en cuenta adecuadamente los índices de ingresos futuros.

España planea utilizar la energía eólica marina. Esperan tener tecnología flotante disponible en la costa pronto. Este método de generación de energía crearía muchos nuevos puestos de trabajo y trabajaría junto con otras industrias como la industria naval o portuaria.

Crear más de 7.500 puestos de trabajo en 2025-2030, aumentando a 17.400 en 2045-2050. Esto implica una contribución anual al PIB de aproximadamente 2 000 millones EUR para el período de cinco años de 2025 a 2030.

En España contamos con la cadena de valor y la infraestructura necesaria para abordar el desarrollo de la eólica marina en nuestras zonas costeras y convertirnos en un referente internacional en tecnología eólica marina flotante. Estamos bien posicionados como un desarrollador líder mundial de prototipos de energía eólica marina, una infraestructura portuaria con un gran potencial como centro logístico y una industria naval que ha diversificado sus actividades hacia la estructura de parques eólicos marinos y la construcción de embarcaciones de apoyo. Esto contribuirá al logro de las metas energéticas y climáticas del país y tendrá un impacto macroeconómico positivo a través de la creación de empleos calificados y el aumento de las exportaciones y el crecimiento del PIB.

En conjunto, afrontamos muchos años de grandes responsabilidades y grandes retos, como el desarrollo de parques híbridos, el almacenamiento o el despegue del hidrógeno renovable. Todos ellos deben ganar aceptación social para la ciudadanía. Este reto es responsabilidad de todos, empresas, administraciones y las propias comunidades locales, que deben aunar esfuerzos para continuar con la necesaria transición energética, que sin duda es la revolución social y económica del siglo XXI para todos nosotros.

 

Estado actual de la industria eólica en España

 

En la actualidad, la industria española tiene una capacidad de fabricación de 4 GW anuales, lo que exige su mercado anual estable y a largo plazo de 2,5 GW en el futuro en nuestro país, complementado con un mercado de exportación. Cinco grandes fabricantes europeos de aerogeneradores, muchos de los cuales tienen plantas en España, están sufriendo ramificaciones de tensiones, a la situación mundial de escasez de materias primas y sobreprecio de la logística y retrasos en el suministro de repuestos se suma la falta de ritmo general por el manejo de los proyectos de energía eólica. Es necesario acelerar el proceso para cumplir con los objetivos de energía renovable, en lugar de enfrentar una situación en la que la dependencia de fuentes de energía externas se reemplace por la dependencia externa de las tecnologías en las que ahora estamos a la vanguardia.

Energía eólica en España

 

Los parques eólicos en España se encuentran en casi todas las comunidades autónomas. Hay 8.135 municipios en España. Disponen de parques eólicos 766, el 9% del total de ciudades, lo que supone que el 11% de la población española vive de la energía eólica y de otras actividades como la agricultura, la ganadería, la pesca o el turismo.

Como se puede observar, las provincias con los municipios más poblados son Zaragoza y Albacete (81%), seguidas de Valladolid (64%), Palencia (62%) y Las Islas de Gran Canaria y de Las Palmas (49%).

Hay 52 provincias españolas; 7 de ellos no tienen parques eólicos. Por tanto, descartando estas 7 provincias, 48 ​​provincias tienen presencia eólica. De estas 48 provincias, 24 tienen ingresos netos promedio por persona más altos que las demás. Esto se debe a que los parques eólicos generan actividad económica y empleo.

Actualmente, el 79% de toda la energía eólica del país está instalada en cinco comunidades autónomas. Estas comunidades son las provincias de Gran Canaria, Las Palmas y Lugo, que cuentan con una alta presencia eólica. Los 51 municipios de la provincia de Las Palmas cuentan con energía eólica.

Las CCAA clasifican el mayor número de potencia eólica instalada de la siguiente manera:

Castilla y León (21,7%)
Galicia (14,5%)
Aragón (14%)
Andalucía (13%)
Castilla-La Mancha (12,1%)

La distribución de la generación por comunidades autónomas es muy similar a la distribución de la energía eólica, destacando cinco comunidades autónomas en el ranking de generación eólica:

Castilla y León (13.255 GWh, 21,9%)
Aragón (10.253 GWh, 16,9%)
Galicia (9.559 GWh, 15,8%)
Castilla-La Mancha (7.681 GWh, 12,7%)
Andalucía (7.230 GWh, 12%)

0 Comparte
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También Te Puede Gustar